Según la RAE, “festival” es una fiesta. Eso ha sido este Festival de Novela Romántica.
Mi emoción comenzó cuando supe que se realizaba en Córdoba y me invitaban, (salté en una pata cantando cuarteto); ni qué decir al conocer la lista de escritoras que participaban. Reunirse cara a cara con las lectoras es imposible de describir; siempre es un placer que al autor lo llena de energía y mucho más cuando se las siente tan cercanas y cálidas.
Me nutrí de experiencias ajenas que sentí como propias y de la calidad humana y profesional de las colegas. Pude disfrutar de la emoción de todas, que aumentó también la mía.
Estos eventos no tienen precio.
Mil gracias a cada uno de los auspiciantes, a la Secretaría de la Cultura de Córdoba, a las editoriales, a la genial Vero Brollo que organizó esta maravilla, a los Blogueros asistentes, a Librería Superior, a Graciela Ramos por su calidez y a su hija porque es tan maravillosa como su madre; a Fernanda Perez que hizo tanto, a Marta D'arguello que es mi geme, y a cada lector que se movilizó para asistir y nos brindó su sonrisa. Permítanme agradecer a Penguin Random House y Florencia Cambariere por brindarme tan bonita experiencia; gracias también a “Ay, amor” que me llevó a vivirla.
¡Ojalá se repita pronto!
PD: Casi todas las fotos han sido sustraídas de los álbumes de todas ustedes. Ojalá no se molesten por eso y gracias por permitirme conservarlas.

 

Posted in Uncategorized.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *